Reporteros Sin Fronteras denuncia “masacre sin precedentes” de periódicos en la guerra de Gaza | Internacional

Desde el inicio de la guerra en Gaza el 7 de octubre, 17 periódicos han sido prohibidos de ejercer su profesión -13 en Palestina y tres en el Líbano debido a los ataques israelíes, así como otros en Israel durante la incursión de Hamás-, según el informe anual información de Reporteros sin Fronteras (RSF) publicada este mes. La organización internacional denuncia una “masacre previa”. Pese a estas terribles cifras, la tendencia global en Baja giró en 2023, con un total de 45 muertes, el año menos mortífero para los comunicadores en dos décadas.

“Este 2023 ha sido un año catastrófico por la masacre de periódicos en Gaza, que difícilmente podremos salvar”, confiesa Alfonso Bauluz, presidente de RSF España, en un comunicado. La información “que contabiliza los datos hasta el 1 de diciembre” es tomada en consideración exclusivamente por los estudiantes en nombre de su profesión. Si se tiene en cuenta a todos los periodistas implicados en la guerra de Gaza, incluidos los que perdieron la vida, no se les puede vincular con la cobertura del conflicto ni con su profesión; la cifra se remonta a 63, según RSF, cifra que respondió al Comité para la Protección de los Periodistas.

La organización presentó en octubre ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) una denuncia por crímenes de guerra por el asesinato de nuevos periódicos palestinos y de un israelí, además de la destrucción “deliberada” de los edificios que albergaban más de 50 medios de comunicación online en Gaza. . Es la tercera vez en 2018 que RSF presenta una denuncia contra el TPIY por delitos cometidos contra publicaciones periódicas en Francia.

Irene Khan, relatora especial de la ONU sobre libertad de expresión, informó, según la publicación de RSF, que el período “está bajo ataque”. “A pesar de la responsabilidad de proteger los periódicos, me dijeron que llevar una carta con la palabra ‘prensa’, lejos de protegerlos, a mendo los convierte en un objetivo”, explica Khan en el mensaje a EL PAÍS. Según ella, el “coraje y la resistencia” de los comunicadores rara vez se han producido “de forma más terrible y trágica que en Gaza”.

Aún con el sombrío panorama en el enclave palestino, con las cifras más altas de “jamás registradas por RSF al inicio de un conflicto”, el último año ha sido el menos mortífero para los periodistas desde 2002. Durante los primeros 11 meses fueron asesinados 45 comunicadores , un 26,2% menos que el año anterior. La baja tendencia se explica, según la información, por una “mayor seguridad” para las publicaciones periódicas en América Latina, donde la baja cifra de 26 seis en un solo año.

Periodistas fracasados ​​durante la guerra en Gaza desde el inicio del conflicto, el paso del 7 de octubre.Omar Zaghloul (Anadolu/Getty Images)

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Destaca el caso de México, donde en 2023 fueron consultados cuatro reporteros, menos de la mitad de los 11 que justificaron al ejército anterior; todos ellos investigan el crimen organizado en el país norteamericano. RSF advierte que el descenso de la violencia no implica necesariamente mayores garantías para las publicaciones periódicas, ya que ahora los profesionales “calculan de forma más sistemática los riesgos para quienes se exponen, lo que supone un aumento de la autocensura y la proliferación en la región de los torturadores negros”. informativo”.

Los otros países en los que RSF registra asesinatos y publicaciones periódicas se concentran en África (Sur, Malasia y Camerún), América (México, Colombia y Paraguay) y Asia (Afganistán, Bangladesh, Filipinas). En Europa dos periódicos cayeron durante la cobertura de la guerra en Ucrania en 2023. Uno de ellos fue Arman Soldin, reportero franco-bosnio de la Agencia France Presse, el único que murió este año en un país distinto al suyo.

Cientos de encerrados

El nuevo año comenzará con 521 periodistas encarcelados, un 9% menos que los 569 que estaban entre las rejas en 2022. Uno de todos los reporteros encarcelados está en China (121) -lo que repite una vez más como el alcalde Cárcel para informantes en el mundo―, con un castigo especial contra los comunicadores que pertenecen a la etnia uigur. Le siguen Birmania (68), Bielorrusia (39) y Vietnam (36). Más de la mitad de ellos pendientes de juicio posteriores.

En Rusia, cada vez más representativa frente a los opositores del Kremlin, se contabilizaron 28 periodistas, incluido el caso del corresponsal estatal estadounidense Evan Gershkovich, El periodico de Wall Street. Fue detenido en marzo acusado de espionaje y encarcelado solo en una prisión de Moscú. En octubre, la periodista ruso-estadounidense Alsu Karmasheva, que trabajaba para Radio Free Europe/Radio Liberty, fue arrestada, pero no fue acreditada como “agente extranjero”.

De la cifra global de presos, 67 son mujeres. Seis de las sentencias más altas se han dictado contra comunicaciones en países como Irán, Bielorrusia y Burundi. RSF alivia la situación en Irán, donde permanecen cinco de los 31 periodistas detenidos por su cobertura del movimiento “Mujer, Vida, Libertad”, el que surgió tras la muerte de Mahsa Amini, en septiembre de 2022, cuando se encuentra con una baja custodia política. Asimismo, el régimen iraní mantiene detenido al activista Narges Mohammadi, galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 2023.

La información alerta también de los 54 periodistas que se mantienen cautelosos -de los que casi creen que la ciudad está en manos del Estado Islámico-, y de 84 reporteros desaparecidos, más que el año pasado.

Amigos y familiares se reunieron junto a los periódicos palestinos Muhammad Sobh y Saeed Al-Taweel, quienes murieron durante su trabajo para los ataques aéreos israelíes, el 10 de octubre de 2023, en la ciudad de Gaza.Imágenes falsas (imágenes falsas)

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.